La importancia de los detalles.

Hace días tengo el hábito de escribirle a las ocurrencias de nuestro cuarto. Poner una canción que destierre dolor, y llorarle con tinta al papel un par de cuentos trágicos de nuestro pedaleo, un domingo de café y frío. Nuestros juegos. Tocarnos las plantas de los pies y jugar sin decir una sola palabra, en eso consistía: bicicletear. Este no era el detalle, no era algo que fuera tan importante como los conversatorios que surgían. Eran preguntas tuyas, que solo a ti te respondía, te fijabas en los detalles tanto como ensartar un hilo en una aguja. Los domingos por lo regular son rápidos, pero en ese capitulo el tiempo era alado por los brazos y pasaba lento, solo porque estabas.

Me sentía feliz, porque tenia algo cerca que me observaba, y se sentaba a conocer un sin fin de detalles que por cosas de la vida, yo no veía. Aquí reside mi concepto sobre la complementación de las almas: a veces solo necesitamos una persona que se siente y nos observe, no necesitamos nadie que nos entienda, porque nunca llegaremos a comprender lo incomprendible que es el amor.

Escrito por: Albert Peguero

Anuncios

Ritual de Alarma.

Todos los días ponía la misma hora de alarma y abría un ojo a ver si estabas. Las 8:00 am eran y ya extrañaba visualizar. Tenia muchos ídolos; pinturas que admiraba e imágenes que alababa. Podía aplaudir por mil horas, verte peinar tu pelo a la misma vez de sonar la alarma. Me despertaba a ver tu acto. Prodigioso y lleno, hasta el tope, de muchísimo encanto.

No podía verlo de lejos y me paraba, con los pies descalzos a abrazarte. Porque era especial, tenerte mientras los pájaros cantaban y tu pelo tocabas. Aún suene loco el ritual, ese de verte por 10 minutos y luego ir a abrazarte, aún suene loco, amo ese baile entre una peinada y otra. Así, como el amén final de un padre nuestro, así me despedías con un beso en la frente, con el plus de un te quiero.

Albert Peguero

El caso de Juan Andrés.

El caso de Juan Andrés.

No quiere vender drogas ni quiere irse a Estados Unidos. Monta un puesto de empanadas y lo hace con gran dedicación. Tiene un buen servicio al cliente y gran amabilidad. Juan Andrés hoy día distribuye empanadas a todas las escuelas de su sector y sigue creciendo. Juan Andrés no usa saco ni corbata, tiene tatuajes y posee un estilo urbano. Nada negativo. Juan Andrés trabaja y tiene claro su propósito y lo cumple con humildad, honestidad y sin descanso.

Juan Andrés hizo el bachillerato pero no inició la universidad porque no le interesaba una carrera en si. Juan Andrés aprendió a manejar sus finanzas, contabilizar mercancías, a preparar diferentes variedades de empanadas; mecanismos de ventas, distribución y logística de productos y mucho más asistiendo a cursos y leyendo libros.

Juan Andrés se prepara cada día porque entiende que en su sector hay muchas personas que venden empanadas y debe esforzarse en trabajar más si quiere mantener su negocio en pie. Juan Andrés hace algo al respecto. Juan Andrés no se queja.

Juan Andrés hoy se ha convertido en un gran empresario, ya no prepara empanadas; porque tiene grandes sucursales y franquicias en otros países y tiene empleados que sustentan muchas familias junto a la de el y hacen hoy el trabajo forzoso que hacía antes. Sin embargo no deja de crecer.

Juan Andrés inició con uno y terminó con dos, porque entendió cuál era su propósito y lo trabajó con dedicación.

Escrito por: Albert Peguero

Muchachita de colores.

Muchachita de colores.

 

Escrito 45 de: Sillas y una luna.

 

Descubrí que sobre un poema,

el amor se puede hacer.

Hablo del amor, del sexo no mencioné.

Si y sí, sus tonos son luces.

Un verde que destella como aureola,

que dice más de lo que uno añora.

Un azul como su playa, en la que se baña.

Quince noches añiles, teñidas por una luna en blanco perla.

Una luna que vocifera amor, con letricas en negrita que dentro tienen cartas con una canción y dos poemas.

Tonos cliché, pero eran sus tonos.

 

Muchachita de colores, cayena en su oreja.

Un merengue que levantan sus brazos y chasquea sus oídos. Un vestido con tres mariposas tintadas un domingo.

 

Muchachita de tonos acalorados, así enciendes. Porque no se espera menos; no se espera que no brilles, no se espera que no seas. Mil colores te definen y de tantos elegí uno, pero está a mi secreto, lo guardé para escribirte y así descubrirte, en uno solo. De tanta amalgama, solo uno deseo.

 

Si, el color de tus ojos al mirarme.

 

Albert Peguero

Temores y Debilidades.

La cuerda de los miedos,

el rosario de los muertos.

Espacio de frialdades

que han desaparecido,

solo cuando tu apareces.

Soy un ser humano

con coraza de hielo y escarcha.

Una bicicleta con pedales rotos

que no me ayuda a corretear los caminos.

Temores y debilidades que solo aparecen cuando tu apareces.

Temores que solo tu corazón desata, debilidades que solo son propias de la luna que como guardiana nos cubre, tu eres mi luna y tu aureola me arropar.

Eres y serás centinela de mi oscuro invierno, la que abre y cierra la puerta de este friolento hogar.

Me debilitas; las piernas, el habla y la lengua. Las pupilas, me las dilatas. Hay un cambio sensorial entre mis marcas y tus marcas. Diez de tus besos que como llavero floretean el llavín de mis miedos y salen y aletean por mi tosco rostro.

Así como la forma, empiezo de apoco como este texto y termino por las anchas, explicando como tú, eres la única permitida de humanamente desnudarme. Abres mis miedos y debilidades.

Albert Peguero

¿Qué se puede escribir en la espalda?

No es un irrespeto, dar la espalda por uno que otro par de besos.

Pudiera uno dibujar millares de sueños, pero esos momentos, solo textos del presente son posible sacar.

Un dedo que baja y sube, con más de mil carácteres de sudor que dicen lo que puede pasar.

¿Qué se puede escribir en tu espalda? No se, pero puede ser que se escriban tus miedos y deseos, que el conocimiento de eso solo lo tenga el escritor. En tu espalda se pudiera escribir de todo.

Un papel de vasto largo que limita las lineas del amor y el conteo de las letras que dicen la verdad. Se puede escribir mucho, de forma que quede ahí toda una noche de sentimientos y que mueran ahí todas las notas de una pluma impaciente.

Sé qué escribir, pero no está demás preguntarte al oído: ¿qué se puede escribir en tu espalda?.

Hay lugares, paraísos y más lugares. Podría decir tu pecho. Pero tu espalda: amiga de mi tinta, esposa de mis obras y musa de mis letras, es el único sótano donde se posa este frío intenso.

Tu espalda es la poza de tanto sudor, fruto de un trabajo de horas, cosecha de un largo recital de palabras. Poemas, coplas y odas que se sueltan como blancas palomas. Pasan esos versos por tus hombros, por tus brazos a tu boca y entran y no salen, se quedan.

Puedo escribir tanto, pero te pregunto al oído: ¿qué se puede escribir en tu espalda?.

Albert Peguero

all about the music I listen to

Así como hay gente que se sienta a hablar de libros, películas, series o su show de televisión favorito, también hay gente como yo que se puede pasar mil horas hablando pero de música y todos sus géneros, pero no de la música que deberíamos escuchar, si no de la música que yo escucho y la que a mi me puede llegar a hacer feliz, triste o motivado.

Con los estilos musicales tiendo a ser diverso, en sentido extremo y puedo ser un hombre que puede escuchar una balada o hasta el mas picante reggaeton. En este blog escribo las cosas solo para que sean guardadas no para que sean difundidas aunque indirectamente es lo que pasa.

Iniciemos hablando de esas canciones que me traen recuerdos y que por algún motivo la puedo agregar a mis canciones que acudo cuando quiere recrear algún flashback de mi vida.

Kasabian-Club Foot

La banda británica Kasabian no es que sea super fanatico de esta pero cuando salio esta canción en el álbum Kasabian en el 2004 después de tres años mas la conocí y era parte de mi vida y de muchos momentos que viví en la corta edad, hoy día la recuerdo junto a otras canciones que son de la misma década.

Aunque parezca que soy fanático del rock no lo es, lo que sucede es que me inclino mas por esta parte de la música, pero en si mis gustos mas profundos son otros. Sigamos con The Killers y una que otras canciones de los mismos que son de mis favoritas.

The Killers- Mr. Brightside

Recuerdos increibles, tiempos del colegio,  no hay un momento de la actualidad en la cual yo aproveche para poner este TB que me llena de buenos flashbacks.

Otra que me trae buenos recuerdos y la coloco entre mis favoritas, importantes y de las que significa mucho, por la letra que tiene esta.

Volvamos al presente a la década actual y creo que en estos tiempos he empezado a irme mas por el lado de la música británica, pondré cada una de las canciones favoritas, bandas o solistas con una pequeña descripción.

Amber Run

Amber Run es una banda británica de Nottingham, Reino Unido, compuesta por Joe Keogh, Will Jones, Tom Sperring y Henry Wyeth. La banda ha lanzado un álbum y tres EPs mientras firmaba con RCA Records. Inicialmente se les llamó Amber, pero se vieron obligados a cambiar su nombre para evitar un conflicto con la cantante alemana dance-pop del mismo nombre. La banda ha tocado principalmente en el Reino Unido e Irlanda.

Leer un poco más wikipedia – página oficial

Jaymes Young 

Conocí este artista que por cierto no es británico con la canción”I’ll Be Good”, me gusto y me propuse saborear todas sus canciones pero me quede con una de las menos escuchadas” Habits Of My Heart” no solo la pista; también su concepto y su letra es increíble.

Jaymes Young (nacido el 1 de septiembre de 1991 como Jaymes McFarland) es un músico estadounidense cuyo álbum debut, Dark Star EP, fue lanzado el 9 de septiembre de 2013.

Más wikipedia

Oh Wonder

Lo ma’ mejor que han podido escuchar mis oídos en todo este tiempo.

Oh Wonder es un dúo de pop alternativo con base en Londres, formado por Josephine Vander Gucht y Anthony West. Desde que publicaron su álbum debut han vivido un éxito internacional con sus canciones de pop alternativo suaves, de ritmo lento, con tintes de R&B. Empezaron a escribir, grabar y publicar una canción el primer día de cada mes en septiembre de 2014 (y hasta septiembre de 2015). Todas las canciones publicadas fueron juntadas en un álbum homónimo puesto a la venta el 4 de septiembre de 2015, junto con dos canciones extra que no habían sido publicadas en ninguno de los meses anteriores.

Esta segunda década del 2000 ha sido increíble en términos musicales mas que todo en la música suave con tonos de electrónica.

El gran CHET FAKER.

Antes de nada tienes que darte este Live Session del panita para ver la grasa de talento que hay en el.

Tocando platos o la guitarra es demasiado. Aqui unas cuantas de mis favoritas.

Kodaline 

De ellos ni mucho hablare, porque su musica es lo mejor que ha podido pasar por mi vida y no solo su musica, tambien el concepto que llevan.

 

Creo que es hora de hablar de canciones en español, aunque se me hayan quedado decenas de canciones las cuales hablare de ellas luego.

Cultura Profética 

Banda que conocí hace mucho y ha sido el arte vivo que he encontrado.

Cultura Profética es una banda de reggae originaria de Puerto Rico que hizo su debut en 1996. Son reconocidos por su particular estilo con toques de Roots reggae, así como por sus tributos a Bob Marley.

Y para ya no hacer este post tan largo pondré todas las canciones que representan lo mismo que las de allá arriba.

Hago un paréntesis para dar honor a unos de mis favoritos de la música en español. Gustavo Cerati y no soy de esos que tiene años escuchándolo, a penas un año o dos antes de su muerte y creo que eso lo hizo un poco mas doloroso para mi. Las mejores frases las tienen sus canciones.

¨Si algo aprendí en esta ciudad, es que no hay garantías, nadie te regala nada¨

Hay mas canciones favoritas, pero si deseas saber puedes escribirme a mi correo y nos ponemos a hablar de canciones, me gusta descubrir también albertpegueroglez@outlook.com

Amor, blanco, negro y catarsis.

Capítulo 1: Buenas nuevas.

Los domingos sabían a maravilla, como el sabor de la soltería y ser solo el mundo y el. No tiene hijos pero si un auto, a Doggy y un jardín que cuidar; un hombre que al parecer  no tiene compromisos de trabajo, ni reuniones, ni lujosas oficinas que atender, pero todo lo contrario, solo que ha aprendido a balancear la vida que quiere llevar y aquella que por cuestiones materiales debe tener. Santiago no es el típico hombre tipo playboy que anda por ahí flechando chicas y que caigan a sus pies, no es ni necesita serlo, es un tipo común y corriente, romántico y que aprovecha su condición de soltero sin excesos. Un pana de panas, cervecero de sábados y compañero de la buena gente que le rodea; esquiva el amor, por ir arrastrando rencores que poco a poco va trabajando y eliminando, el sabe bien que los dolores de cabeza a las 2 de la mañana son trabajos del famoso “Karma”.

Esa  mañana todo el juego de doggy de la noche debía ser recogido, un perro que a la misma vez le servia para evitar mucho mas los hijos que tanto soñaba.

– Te quiero doggy, pero me das más trabajo de la cuenta, no es posible muchacho -le dijo al perro como si se tratara de un ser humano-. Esta vez el perro le dio unos cuantos lengüetazos y le sacó la sonrisa que le hacia falta ver al día.

– Veamos que hay de comer para ti y claro, no será lo que comes a diario grandulón porque estás de castigo -dijo Santiago en un intercambio de sonrisas con el mudo animal.

El barrio es poco concurrido y el número de habitantes es pobre, cosa que a Santiago le agradaba, alejarse del suburbio y las bocinas de los coches. Sabia que iba a pasar algo nuevo y que ese día podía ser especial, pero en realidad le achacaba ese sentimiento a que el cartero iba a traer buenas nuevas de la aprobación de su nueva sucursal en el segundo estado. El destino es engañoso y se conjuga con el día para arañar nuestras expectativas, las buenas nuevas eran otras y era que el barrio llegaban nuevos vecinos. Nuevos vecinos o nueva vecina, la cuestión no es esa, la interrogante le surge mientras sus ojos se desvían hacia un camión de carga que llegaba y desmonta unos cuantos muebles, esta escena distrajo por completo a Santiago y a Doggy, esto no se ve muy a menudo en el barrio y menos esos muebles tan afeminados en medio de la calle.

– Muchacho, mira hacia allá, creo que tenemos visitas en el barrio, bueno, creo que no son visitas… -dijo sorprendido al ver la figura de una hermosa mujer que se desmontaba de la parte delantera del camión, dando ordenes mejor que un hombre. Santiago se encontraba pálido, sus ojos en 5 años solo habían percibido señoras de mas 50 años haciendo ejercicios todas las mañanas. Con todo esto en su frente, va y da su parecer:

– Bienvenida, que raro, por aquí no pasa nada interesante como para que la gente le agrade mudarse por estos sitios -dijo Santiago queriendo ser sociable.

– Gracias, no te preocupes me hará muy bien el aislamiento, de todas formas aquí se ve el sol salir y creo que apreciaría mucho las cosas pequeñas…por ejemplo, como tu perro, ¿como estas hermoso? -responde muy amable y Doggy muy feliz siendo atacado por los apapachos de la nueva vecina.

– Se llama Doggy, bueno ya sabes, antes de iniciar a ayudarte, ¿cual es su nombre?.

– Jajaja mi nombre es Sabrina Hans, te lo digo con apellido por la costumbre y si, por favor esas cajas puedes sacarla y llevarla a la principal.

Santiago, aun confía que el cartero esté lleno con las buenas nuevas, en eso de ayudar le dan las 12 del medio día, le ha gustado el asunto ese de ser el mediador para que Sabrina, la nueva vecina conozca el barrio, se sentía bien como la sonrisa que había sacado Doggy. Lo que Santiago no ha percibido es que tanta amabilidad y tantas cosas en un día traerán buenas, excitantes y malas consecuencias.

La noche tenia su propia fotografía, su terraza lo mantenía pensando junto a su mejor amigo. Sabrina es un detonante para pensar, al parecer la encuentra atractiva, era de esperarse. Son las 9 de la noche y al próximo día hay trabajo y pensando en su nueva agenda alguien le textea lo siguiente:

– Santiago, ¿te encuentras? hice algo de cenar y creo que puedo compartirlo contigo, ¿estas ahí?

– Si por favor, me sacas de grandes apuros, estoy en la terraza con Doggy. -responde Santiago al texto emocionado, por fin alguien que no es Doggy se va a sentar en la segunda silla de la terraza.

En ese entonces llega Sabrina con cena y varios juegos de mesa, es indiscutible que desea compartir un rato, Santiago percatándose de la escena busca ron, luego de haber cenado y mantienen una plática de horas hablando de toda una vida material de la cual huyen. La noche es larga y ya han sabido tantos de ellos que el silencio impera a las 12 de la noche y han decido hablar de sexo. Santiago, echo gasolina donde ya habia fuego, Sabrina psicologa de profesión una mujer que a pesar de todo su mentalidad le permitía hablar del tema sin miedo y mas delante de un hombre al cual se le veía la madurez por encima de la ropa y claro que le gustaba.

– ¿Te has disfrutado? -pregunta Santiago con mucha seguridad.

– ¿Así eres tu?, ¿ya quieres tener sexo conmigo? -pregunta con picardia.

– No, nada parecido, una pregunta no es un mandato a que seas mía ya, a penas sé de ti. Pero te pregunto, ¿Te has disfrutado?.

– Me he disfrutado, mi cuerpo es mio y los templos deben ser conocidos por sus dioses.

Sabrina ya sabe por donde va la cosa y sabe que no puede pasar, pero le gusta y aunque sea así lo quiere evitar. Un minuto de silencio y eso abre paso a que Santiago le diga al oído a Sabrina en forma de ejecucion de que se degustes pero frente de el, que el haría lo mismo  y en la terraza, ya que nadie pasaba a esas horas, Doggy en casa y el ambiente era más que placentero para los deseos que al parecer no son tan comunes.

Sabrina se levanta de la silla y le agarra el polo y lo acerca a su cara dura unos segundos mirándolo a sus ojos y le susurra lo siguiente:

– Lo haría, pero me lo pediste, siento que lo necesitas mucho, buenas noches -dijo muy pícara mientras juntaba el “buenas noches” con una mordida de oreja que dejó a Santiago loco y sin ideas para percibir.

– Buenas noches, ¿mañana te veo? .

– Puede ser….no sé-responde con risas y saliendo de la terraza.

Albert Peguero

Feliz, primero yo.

Si por lo menos un día entendiéramos que para tener algo cerca de nosotros debemos acomodar nuestro desastre primero, hacernos felices antes que todo, para así cuando llegue alguien a nuestras vidas no sea un bloque que falte, sino un bloque que sume.

Las cosas no son así, el complemento existe solo si ambos están completos por su lado, no debemos creer que la vida nos regala felicidad, esa felicidad no llega si tu no lo eres por tu propia cuenta. No deposites tu felicidad en nada ni nadie, todo muere, todo se va aunque creas que no. Empecemos (con esto me incluyo) a entender que cuando buscamos a alguien es para agregarle virtud a las virtudes que ya poseemos y que nosotros mismos hemos construido con el tiempo; no solo en el amor, también en nuestras amistades es pertinente tener las amistades adecuadas que le sumen a nuestra vida.

EL NECIO.

Si, hice lo que me vino en gana. Rompí con la loza y salí corriendo sin pedir ni un poco de permiso. Convertí en estado vegetal las palabras que chocaban con la pared, el perro que ladraba no me iba a morder porque yo al fin corría. Fui un rebelde no por más de 10 minutos y fueron años de felicidad que viví  por tal hazaña la de taparme los oídos; garrafal fue el sentido sexto que se expuso y me convirtió en todo una suela de zapato de obrero, maduro y un hombre por decir al fin la negación.

Te amo rebeldía que te concibes al alba, te admiro porque sales de mi y vuelves siempre para esconderte y sacas tu cabeza de vez en cuando. Me caso contigo rebeldía, te doy de comer, tu impulso me hace un bien. Te manifiestas solita con gran intrepidez, no me conocías tanto antes pero hoy sabes quien soy sin saber mi nombre.