Feliz, primero yo.

Si por lo menos un día entendiéramos que para tener algo cerca de nosotros debemos acomodar nuestro desastre primero, hacernos felices antes que todo, para así cuando llegue alguien a nuestras vidas no sea un bloque que falte, sino un bloque que sume.

Las cosas no son así, el complemento existe solo si ambos están completos por su lado, no debemos creer que la vida nos regala felicidad, esa felicidad no llega si tu no lo eres por tu propia cuenta. No deposites tu felicidad en nada ni nadie, todo muere, todo se va aunque creas que no. Empecemos (con esto me incluyo) a entender que cuando buscamos a alguien es para agregarle virtud a las virtudes que ya poseemos y que nosotros mismos hemos construido con el tiempo; no solo en el amor, también en nuestras amistades es pertinente tener las amistades adecuadas que le sumen a nuestra vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s